San Asensio

COFRADÍA DE LA VERA CRUZ, COFRADÍA DE DISCIPLINANTES.

Las cofradías de la Vera Cruz, creadas, para honrar el instrumento de la redención, se extendieron rápidamente a lo largo y ancho de la geografía de La Rioja, sobre todo en el siglo XVI.

Se puede afirmar con toda seguridad que las Cofradías de la Vera Cruz eran todas, sin distinción, cofradías disciplinantes.

Existían dos tipos de cofrades: de disciplina o azote, o también llamados cofrades de sangre, y cofrades de luz o de candela.

Los primeros se obligaban a azotarse en la tarde del Jueves Santo y los cofrades de luz les acompañaban con grandes velones iluminando la procesión; También se admitían mujeres como cofrades, aunque no se les permitía la disciplina.
En la tarde del Jueves Santo, después de confesados, lo cual debían demostrar mediante cédula antes de comulgar, acudían a la iglesia con su hábito, que era una túnica de lienzo blanco con el escudo de las cinco llagas de Cristo. Y después de la “predicación de la disciplina”, puestos de rodillas, cuando el cantor entonaba el “O Cruz, Ave Spes Unica”, comienzan a disciplinarse. Al acabar, se organiza la procesión, en el caso de San Asensio, hacia la ermita de la Esclavitud, la cual se encontraba en las huertas de San José, cerca de la fuentezuela. Allí finalizaba la procesión, volviendo a la iglesia para curar a los que se habían azotado.
Después de terminado el acto religioso, todos los cofrades acudían a la colación o refrigerio.

De la Cofradía de la Vera Cruz de San Asensio se comienza a tener documentación a partir de 1580, lo que indica que su fundación es muy antigua. Un documento de 1590 señala que un vecino de San Asensio ya difunto, llamado Sancho Re, mandó la cofradía “un pedaço de pieça que esta junto al humilladero que ba acia laestrella y Briones a surco de los dos caminos para que se hiciese una casa de debocion donde pudiesen estar las insignias de la Santa Veracruz, su altar para decir misa…”; una vez logrados los permisos del provisor se construyó la que se llamó la Casa de la Cruz; después se le denominó Nuestra Señora de la Esclavitud y a finales del XVIII se la denomina ermita de San José. Los documentos sobre las obras y arreglos son varios. En 1631, esta ermita es reformada o ampliada, para lo cual se ejecutaron trazas (planos). Hoy no quedan vestigios de ella, aunque se sabe el lugar donde estuvo asentada.

Nada sabemos de las disciplinas en el caso de San Asensio, lo que no implica el afirmar que también nuestra Cofradía fue de disciplinantes. La falta de estos datos es debida a la sustracción o desaparición del Libro de la Regla a mediados del siglo XVIII, que hubiera sido una gran fuente de conocimiento de esta secular institución que ha perdurado a lo largo de los siglos siempre al servicio de los más necesitados y de la villa de San Asensio.

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja
[XHTML 1.1] [CSS 3] [WAI 'Doble A']