Ayuntamientos 2.0

San Asensio

Historia

Vista desde el Castillo de Davalillo.

La primera mención documental de la villa data de 1.052, año en que Don García el de Nájera dona al monasterio de Santa María la Real "Sanctum Salvarorem de Ascensio cum omnibus suis pertinentiis". En su obra "Historia de San Millán", Sandoval incluye un privilegio dado por Sancho el Bravo en 1096 donde aparece la traslación del pueblo de Davalillo a San Asensio. Pero esta noticia no parece del todo cierta, ya que, aunque efectivamente esa traslación se decretara, o bien muchos de sus vecinos siguieron viviendo en Davalillo, o San Asensio se llamó durante algún tiempo Davalillo, porque en las Cortes de Burgos de 1315 figura Martín Pérez como procurador de Davalillo. De la misma forma, en 1358 se reúnen en Haro los concejos de diferentes pueblos de La Rioja para reglamentar una hermandad de mutua defensa contra las irregularidades originadas por los muchos pleitos sucesorios, las bandas de ladrones y las refriegas fronterizas; en el documento acreditativo se dice que asistieron los representantes de Davalillo, pero no se menciona a los de San Asensio.

El padre Anguiano, en su "Compendio historial de La Rioja", afirma sobre la antigüedad de Davalillo: "Mosen Diego Ramírez Abalos de la Piscina en su historia manuscrita escribe que un caballero del apellido de Abalos fue quien creó y cercó de muros a Avalillo, o en los tiempos del rey de Navarra Don Sancho García el de Nájera, o de su padre Don García Sánchez, o de su abuelo Don Sancho el Mayor".

Según Govantes, "Aznar Aznares de Abalos pudo ser el fundador de Davalillo tras la trágica muerte de Don Sancho de Peñalén, pues es probable que este señor siguiera la causa de Alfonso VI de Castilla, quien entonces se apoderó de toda la margen derecha del Ebro como frontera del antiguo reino de Navarra, Davalillo entre ellos. Es posible que don Aznar obsequiara al rey castellano con la construcción de un castillo o la fundación de un pueblo en la línea fronteriza fiel a su causa. Este señor daría al pueblo el diminutivo de su nombre, Avalos o Dávalos".

Una de las muchas casas blasonadas que jalonan las calles de San Asensio.

En el testamento del adelantado Pedro Manrique, otorgado en Valladolid el veinte de septiembre, se establece que los castillos de Davalilloo y Velivio pasen a su hijo Diego Manrique.

El año 1470 aparece de nuevo mencionado este castillo en el documento del pleito que mantuvieron el conde de Miranda y el de Treviño, cuando el primero reclamaba la devolución del castillo de Davalillo al conde de Treviño, que se lo había dado a Sancho Velasco.

San Asensio pertenecía a la Junta de Valpierre y era pueblo de realengo. Su historia corre pareja a la de toda La Rioja Alta.

 

 

Arte

El casco antiguo de San Asensio conserva un buen número de casas nobles.

San Asensio conserva un casco antiguo bastante cuidado, con un buen número de casas solariegas construidas predominantemente en piedra sillería, que conservan todavía los escudos, verjas y artesonados de la época. En el aspecto arqueológico pueden destacarse las tumbas altomedievales de San Miguel y dos sarcófagos de caja prismática y tapa a dos vertientes, que se encuentran en el cementerio. La tradición vitivinícola del pueblo se ha plasmado en el asentamiento de numerosas bodegas, de las que se conservan algunas de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja
[XHTML 1.1] [CSS 3] [WAI 'Doble A']